El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

500 milésimas



 
Ale-Quereda


 

500 milésimas tuvieron la culpa. 500 milésimas fueron suficientes para que ella ejerciera el liderazgo y se convirtiera en la capitana de un barco que llegaría a puerto cuatro años después. Porque ese escaso margen, injusto por otro lado, dejó a su equipo fuera del pódium en unos Juegos que eran los suyos.
 
Sin embargo, las cosas no suceden porque sí. Siempre hay una causa, una justificación para explicar por qué, después de todo, aquel cuarto puesto en Londres fue provechoso. De la rabia inicial por sentirse robadas, nació una ambición por lograr un objetivo claro: la medalla olímpica.
 
El inicio del camino hacia los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fue poco menos que un calvario pero según avanzaba se fue dando cuenta de que el sueño de ganar una medalla se podía hacer realidad. El hecho de haberse quedado a las puertas de lograrlo, lejos de desanimarla, la motivó. Y decidió que tenía que transmitir ese afán de superación y el convencimiento de que lo lograrían en Río 2016.
 
El trabajo empezó a dar sus frutos. Un año después en la final por aparatos en el Mundial de Kiev 2013, 10 mazas se volvieron Oro para un deporte que hacía años que no conseguía ese metal. Y para rematar un Mundial glorioso también se trajeron un Bronce en el ejercicio Mixto de 3 pelotas y 2 cintas. Y lo habían logrado sin ayudas, sin patrocinios, sin difusión.
 
A pesar de ser una gesta nadie fue a esperar al aeropuerto a las Campeonas del Mundo. NADIE.
 
El silencio mediático y la ausencia de reconocimiento de esa hazaña, ¡eran Campeonas del Mundo! lejos de desanimarla, se convirtió en un acicate para seguir peleando. Así que cada vez que tenía a algún medio de comunicación cerca de ella se encargaba de recordarle la injusticia que supuso que ninguno contáramos lo de Kiev. Y dio resultado porque al año siguiente, en Izmir (Turquía) revalidaron el título en 10 mazas con un enorme mérito tras el fallo en el Mixto que estuvo a punto de hundirlas. Pero ahí estaba la capitana para dirigir a su equipo hacia un nuevo Oro por aparatos y un año después, en Sttutgart (Alemania) al Bronce en el Concurso General, una medalla que no se lograba desde 1998.
 
El ruido de los metales que iban acumulando en cada competición se tradujo en patrocinios, presencia mediática y facilidades para el equipo. Y en Río 2016, por fin, el sueño se hizo realidad. Subcampeonas Olímpicas.
 
8 horas diarias 6 días por semana. Una carrera de medicina. Disciplina espartana. Equilibrio. Templanza. Capacidad comunicativa. Afán de superación. Control del dolor de sus lesiones. Trabajo, trabajo y trabajo... Liderazgo. Buscad esas palabras en el diccionario. Al lado veréis una foto de Alejandra Quereda, la capitana del Conjunto de Gimnasia Rítmica. Ella ha demostrado que “el dolor es temporal. La satisfacción es para siempre”.
 

 

 

Plata-Ritmica-Rio”


Ver Documental “La Satisfacción es para siempre”


 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com