El deporte es cultura - Cuando todo esto acabe

Por Natalia Freire

La Deporteca

Cuando todo esto acabe



 
Cuando todo esto acabe

 


 
Ha pasado un mes desde que comenzó mi encierro pero parece que hubiera pasado un siglo. Hasta me cuesta recordar cuándo fue la última vez que salí a correr y por dónde. En un mes todo ha cambiado tanto que parece que la vida real es un capítulo de una serie de ficción y sólo cuando duermo encuentro retazos de lo que era mi vida hasta hace treinta días.
 
Sueño que salgo a la calle y el bullicio me envuelve. Sueño con la puerta del colegio de mis hijos y los coches en doble fila que entorpecen el tráfico. Sueño con la radio sonando en el coche en medio de un atasco camino a la redacción. Sueño con una redacción llena de vida y con mis compañeros charlando sobre los éxitos y los fracasos de nuestros deportistas y sueño con esos kilómetros en solitario, justo cuando el sol empieza a caer, en los que encuentro la calma y el descanso tras un agotador día de trabajo.
 
Pero la realidad es otra. Las noticias, que no son alentadoras. Las cifras, que nos aterrorizan. Los mensajes de aquellos que están perdiendo a sus seres queridos. El dolor por no haber podido despedirse de ellos. Las soluciones de urgencia que hacen que se estremezca hasta el más duro de los corazones... Y el silencio. El silencio en las calles.
 
Sin embargo, estos días de encierro me están enseñando algunas cosas. Para empezar, que la tecnología en el siglo XXI no es un lujo sino una necesidad. Todo sería un caos de no contar con ella. Pero también me están confirmando algo que ya sabía: que en las cosas más sencillas es donde reside la felicidad.
 
En la llamada de teléfono de una amiga a la que hace años que no veo. En una conversación desde la ventana con ese vecino con el que nunca había hablado. En el mensaje de un desonocido que me manda ánimos por redes sociales. En un “gracias, compañero, por ayudarme con esto". En un abrazo de mis hijos. En el recuerdo de unas zancadas durante la puesta de sol...
 
Esta situación me está ayudando a priorizar lo que importa en esta vida. Por eso una de las frases que más he dicho, escrito, leído y escuchado en estos treinta días comenzaba por un "cuando todo esto acabe".
 
Cuando todo esto acabe, saldré de fiesta y no volveré en tres días, o más... Cuando todo esto acabe saldremos juntos a correr. Cuando todo esto acabe te daré un abrazo tan grande que tendrán que separarme de ti con espátula. Cuando todo esto acabe rendiremos homenaje a los héroes y a los caídos. Y es que cuando todo esto acabe no seremos los mismos pero nuestro corazón se habrá ensanchado.
 


 

 

 

 

 

 © La Deporteca 2020. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com