El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

El atleta del pueblo



 
El-atleta-del-pueblo


 

En Pensilvania hay un pueblo que se llama Jim Thorpe. No siempre se llamó así pero cuando el atleta con ese mismo nombre murió, sus habitantes decidieron cambiar el nombre al pueblo y llamarlo así en su honor. Muchos pensarán al leer el título de este texto que el atleta protagonista fue un hombre comprometido con ese pueblo y un ejemplo para la población. La verdad es que ni siquiera vivió allí. Pero inspiró a sus habitantes.
 
Thorpe nació en el llamado territorio indio un 28 de mayo de 1888 cerca de Prague, Oklahoma. Su padre era mestizo irlandés e indio y su madre francesa e india así que aunque en su certificado de nacimiento aparece con el nombre de Jacobus Franciscus Thorpe en su lengua india le llamaron Wa Tho Huk, que significa Un camino iluminado por un gran relámpago o resumiendo Sendero Brillante. Le llamaron así porque el sol iluminó el camino que llevaba a la cabaña donde nació. Aquello fue un presagio porque su carrera deportiva fue deslumbrante. Era un portento para todos los deportes que practicó. Nada se le resistía: tenis, boxeo, beisbol, natación y hasta hockey sobre hielo.
 
En su época de estudiante destacó en el fútbol americano. Cuentan que un día unos saltadores de altura le retaron a saltar más que ellos. Les calló la boca saltando 1.75 aún yendo vestido con ropa de calle.
 
Era tal su talento para todas las pruebas de atletismo que al año siguiente en los Juegos Olímpicos de 1912 celebrados en Estocolmo (Suecia) compitió en pentatlón y en decatlón. Además se animó a hacerlo en salto de longitud y de altura participando en un total de 17 pruebas. Ganó cuatro de las cinco pruebas del pentatlón derrotando a los escandinavos incluso en su especialidad, la jabalina, a pesar de que nunca la había lanzado. En las dos pruebas combinadas ganó el Oro y en decatlón consiguió un récord olímpico que nadie pudo batir durante más de dos décadas.
 
Volvió a casa como un héroe pero seis meses después le arrebataron sus medallas bajo la acusación de haber sido profesional antes de dedicarse al atletismo pues jugó en las ligas menores de beisbol y ningún profesional tenía permitido competir en los Juegos Olímpicos según las reglas del COI de aquella época. Pero Thorpe defendió su inocencia hasta el día de su muerte, un 28 de marzo de 1963.
 
Casi dos décadas después, con Juan Antonio Samaranch como Presidente del COI, se hizo justicia con Jim Thorpe y sus medallas le fueron devueltas. Y es que este atleta de talento y condiciones extraordinarias está considerado como uno de los tres mejores deportistas estadounidenses del siglo XX junto con Michael Jordan y Babe Ruth. Tal era su fama que en 1951 se rodó una película sobre su vida dirigida por Michael Curtiz (el director de la mítica Casablanca) y titulada Jim Thorpe—All-American en la que Burt Lancaster encarnó a este atleta sin par. Su historia nos inspira aunque nuestro triunfo sólo consista en llegar a la meta siendo EL ÚLTIMO RUNNER.
 

Ver el Trailer de la película Jim Thorpe—All-American


Ver el Trailer de la película Jim Thorpe—All-American


 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com