El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

El puño y el Dragón



 
El puño y el Dragón


 

Más de 40 años han pasado desde la muerte de Bruce Lee. Aunque murió con sólo 32 años tuvo tiempo suficiente para revolucionar el mundo de las artes marciales. Su técnica y dominio del Kung Fu rozaba la perfección. Utilizó el cine para transmitir a occidente esos conocimientos y se convirtió en el protagonista absoluto en la historia de las artes marciales pues fomentó su cultura y su apertura en todo el mundo. Su figura ha inspirado libros, películas y hasta canciones no sólo por su repercusión a nivel deportivo sino porque se convirtió en un icono cultural que permanece inalterable.
 
Bruce Lee nació en el año del Dragón un 27 de Noviembre de 1940 en el Jackson Street Hospital de San Francisco (California). Su nacimiento en Estados Unidos fue fortuito puesto que su familia era de origen chino y residía en Hong Kong. El padre de Bruce Lee, Lee Hoi Chuen, era actor en una compañía cantonesa de teatro chino que se encontraba de gira por Estados Unidos y su esposa, que estaba al final de su embarazo, le acompañaba.
 
Al nacer en San Francisco, Bruce Lee obtuvo automáticamente la nacionalidad estadounidense. Le llamaron Lee Jun Fan, pero una enfermera que les atendió en el hospital empezó a llamarle Bruce porque decía que como el niño era americano debía tener también un nombre americano.
 
Debido a la relación de su padre con las artes escénicas siempre estuvo cerca de los rodajes de películas. Su primera aparición en el cine fue con dos meses y desde pequeño demostró su potencial y su carisma delante de las cámaras.
 
Su capacidad para las artes no se limitaba al cine. También fue campeón de Cha cha chá en Hong Kong. Pero lo cierto es que su verdadera pasión eran las artes marciales, concretamente, el Kung Fu. El dominio de este arte le vino muy bien porque desde muy pequeñito, ya fuera por su carácter o por las envidias que despertaba, estuvo envuelto en numerosas peleas y altercados. Quizás por eso su padre decidió que viajara a Estados Unidos para alejarle de los problemas que tenía en Hong Kong y para que obtuviera definitivamente la nacionalidad norteamericana. Con 18 años se matriculó en la Universidad de Washington en Seattle para estudiar filosofía.
 

 

El puño y el Dragón


Ver vídeo Adam Ant "Bruce Lee"


 
Para costearse su carrera trabajó como asistente de cocina en un restaurante chino pero se dio cuenta de que ganaría más dinero y disfrutaría más impartiendo clases de boxeo chino en su propia universidad. Al mismo tiempo siguió desarrollando la práctica del Kung Fu hasta el punto crear su propio estilo al que denominó Jeet Kune Do que significa El camino del puño interceptor.
 
Una de las alumnas que tuvo fue Linda Emery. En 1963 Lee se casó con ella y formó su primera escuela oficial de artes marciales. Fue entonces cuando comenzaron sus problemas con la comunidad china local que no aceptaba que desvelara a los occidentales los secretos de la artes de combate reservados durante siglos para el pueblo oriental. Lee no hizo caso a las amenazas que recibió y comenzó a participar en exhibiciones. Su dominio de la técnica, su físico espectacular, su carisma y su fama creciente le posibilitaron ofertas de trabajo en el mundo del cine y la televisión. Lee era el candidato perfecto para protagonizar la serie "Kung Fu", pero la productora quería que el protagonista fuera un occidental y le dio el papel a David Carradine. Bruce Lee montó en cólera y justo entonces, en 1971, estando de visita en Hong Kong, le ofrecieron protagonizar una película que se titulaba Karate a muerte en Bangkok (The Big Boss). Bruce aceptó de inmediato.
 
Karate a Muerte en Bangkok dirigida por Lo Wei fue la primera película que Bruce Lee hizo con la productora Golden Harvest. Fue rodada en Tailandia con un bajísimo presupuesto. Sin embargo la película se convirtió en un éxito y Bruce Lee en un héroe nacional.
 
Gracias al éxito de Karate a muerte en Bangkok, la Golden Harvest se embarcó en una nueva producción con mayor presupuesto a la anterior: Furia Oriental (Fist of Fury) también dirigida por Lo Wei y rodada en Hong Kong en 1972 en la que se cuenta una historia de rivalidad entre chinos y japoneses en el Shangai de 1908.
 
La película superó con creces todas las expectativas. Había nacido una estrella y también un nuevo género: el cine de artes marciales. No obstante Bruce Lee no quedó contento con la dirección de Lo Wei y decidió dirigir su siguiente película ese mismo año: El Furor del Dragón (Way of the Dragon).
 

El puño y el Dragón


Ver vídeo F.A.N.T.A Quiero ser como Bruce Lee"


 
Bruce Lee, como los grandes del cine, participó en el guión, la produjo, la dirigió y, por supuesto, la protagonizó. Para que el resultado de las escenas de lucha fuera perfecto se rodeó de expertos en artes marciales como Robert Wall y Chuck Norris al que conocemos por sus series y películas de acción aunque quizás muchos ignoren que fue siete veces Campeón del Mundo de Kárate.
 
La película está considerada como un clásico de las artes marciales y la lucha entre Bruce Lee y Chuck Norris en el Coliseo de Roma es una de las más memorables de la historia del cine de artes marciales y por eso fue bautizada como La pelea del siglo.
 
El éxito desbordó todas las previsiones y fue entonces cuando le propusieron desde Warner Brothers rodar en 1973 Operación Dragón (Enter the Dragon).
 
Gracias a esta película el auge de las películas de Kung Fu en el mercado occidental aumentó hasta el punto de crear un género de culto y también desató una fascinación hacia Bruce Lee que aún hoy continúa entre los aficionados a las artes marciales y al cine de este género.
 
Nadie ha podido superar la perfección de su técnica y su equilibrio, la solvencia y rapidez de sus fintas, su admirable desarrollo físico y su dominio corporal. Si a esto añadimos su imagen, carisma e influencia en las artes marciales el resultado es el nacimiento de un mito, de un icono cultural. Grandes estrellas del cine estadounidenses como James Coburn, Steve McQueen, Dan Inosanto y Kareen Abdul-Jabbar fueron alumnos suyos, seguidores y amigos. Con Dan Inosanto y Kareen Abdul-Jabbar trabajó en la película Juego con la Muerte (Game of Death) que quedaría inconclusa.
 

El puño y el Dragón


Ver vídeo V for Volume Bruce Lee"


 
El 20 de julio de 1973, en medio del rodaje de esta película, estando en el apartamento de su amiga Betti Ting Pei Lee en Hong Kong, sintió un profundo y agobiante dolor de cabeza. Betti sólo le dio un analgésico pero Bruce Lee entró en coma y falleció. Muchos sostienen que fue envenenado por las mafias chinas en represalía por haber desvelado sus secretos a occidente y por hacerse rico sin compartirlo con ellos. Otros, que desde niño fue perseguido por fuerzas sobrenaturales y que tanto él como su familia estaban bajo el influjo de una maldición que se ha prolongado en el tiempo y que ha llegado a afectar también a su parentela. Pero la versión oficial sostiene que Bruce Lee debía ser alérgico a alguno de los componentes de la medicación.
 
Juego con la Muerte se terminó años después, en 1978, utilizando dobles y montajes pues sólo tenían rodados once minutos. Tuvieron que modificar el guión original de Bruce Lee pero aún así se convirtió en una película de culto que incluso ha llegado a inspirar el videojuego Mortal Kombat.
 
La personalidad de Bruce Lee, su búsqueda de la perfección en las artes marciales y las extrañas circunstancias de su muerte acabaron por convertirle en un mito. Pero su legado más importante fue la apertura de los conocimientos de las artes marciales a occidente y su filosofía. Algunas de sus frases le convirtieran en un ideólogo. Esta filosofía está recogida en dos libros del mismo autor: Marcos Ocaña Rizo. El primero, Bruce Lee. El Hombre Detrás de la Leyenda y el segundo, Bruce Lee. El Guerrero de Bambú. Éste último es uno de los preferidos del Campeón del Mundo de Moto GP, Jorge Lorenzo. En estos libros están recogidas algunas de sus frases más famosas que forman parte de la memoria colectiva y mantienen vivo a un hombre que vivió como un dragón siguiendo el camino de su puño.
 
Un hombre sabio puede aprender más de una pregunta absurda que un tonto de una respuesta sabia.
 
La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar. O Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua amigo mío.
 

 

El puño y el Dragón


Ver vídeo Filosofía de Bruce Lee"


 

 

 


 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com