El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

Mala Madre



 
Mala-Madre

 

Más de una vez siento culpa. Culpa por arrastrar partido tras partido a mis hijos al Calderón, haga frío o calor, llueva o haga un sol de justicia. Eso no es de buena madre.
 
Siento culpa porque cuando juega el Atleti se suspende cualquier otra actividad programada. Me vuelvo egoísta. Pienso que ya paso el día haciendo cosas por ellos y que ver a mi Atleti es lo único que hago para mí.
 
En las gradas no siempre se oyen ni se ven cosas aptas para menores de edad. De hecho mi hija, que ya tiene 9 años, suele dirigirse a los que increpan o insultan y les solicita que no digan palabrotas, que le duelen los oídos cuando las oye. Ésta es la prueba de que, aunque la arrastremos al fútbol, le estamos dando una buena educación.
 
A veces me planteo que lo ideal sería que sólo lleváramos a nuestros hijos al teatro, a conciertos y a sus actividades deportivas, algo que ya hacemos y que convierte mi vida en una carrera contra el crono. Tengo por costumbre no renunciar a nada. Pero sí que he llegado a preguntarme si estaría haciendo bien imponiendo a mis hijos el ser del Atleti. Hasta ayer.
 
Mi hija volvió del colegio. Estaba cansada porque había competido en Gimnasia Rítmica el día anterior pero nada más terminar de merendar buscó una caja, la desarmó y se puso a decorarla. Su hermano pequeño coloreaba lo que ella le indicaba y no levantaron la cabeza de la mesa hasta que la terminaron.
 
Yo miraba asombrada cómo mis hijos escribían aquellas letras y dibujaban aquellos símbolos.
 
Cuando terminaron, con lágrimas en los ojos le dije a mi hija:
 
-Sabes que el miércoles podemos caer eliminados, ¿verdad?
 
Y ella contestó:
 
-Sí, Mamá. Pero hasta que eso suceda, seguiré luchando y creyendo. Y si caemos, será con orgullo.
 
Emocionada, abracé a mis hijos. Entre mis brazos, mi pequeño me dijo:
 
-Sabes que el miércoles podemos eliminar al Barça, ¿verdad?
 
Y yo le contesté:
 
-Ahora sí, hijo mío, ahora sí lo creo.
 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com