El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

La Pulsera de Óliver Torres



 
Pulsera Oliver Torres

 

El día que cumplió doce años le regalamos a mi hija un juego para hacer pulseras. Lo primero que hizo fue buscar los hilos rojos y blancos y confeccionar una con los colores del Atleti. No me sorprendió porque Carol es socia desde que nació y viene con nosotros al Calderón todos los días de fútbol, pero nunca había mostrado especial atención por ningún futbolista en concreto. Por eso me extrañó que se empeñara en entregarle la pulsera a Óliver Torres.
 
Durante el calentamiento previo al partido nos pusimos en la valla más cercana al túnel de vestuarios. Cuando el joven se acercó mi hija gritó:
 
-¡Oliver, toma, es un regalo!
 
El jugador alargó la mano y recogió la pulsera.
 
-¡Gracias, guapa! –dijo sonriendo. Luego desapareció escaleras abajo.
 
Mi hija se dio la vuelta y me miró. Su cara estaba resplandeciente. Bajó la mirada observando sus manos, que levemente habían tocado las del joven jugador, las juntó y las besó.
 
Nos dirigimos a nuestros asientos. Carol estaba deseando que empezara el partido. En cuanto salió el equipo me fijé en las manos de Óliver. Llevaba puesta la pulsera en la muñeca izquierda. Al descubrirlo, Carol dio un respingo y en su rostro de felicidad descubrí que mi dulce niña estaba dejando de serlo.
 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com