El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

Un genio y un balón



 
Un genio y un balón


 

La canción Come Together de The Beatles pertenece al álbum Abbey Road, publicado en septiembre de 1969. Cuentan que Lennon la escribió inspirándose en la campaña electoral del psicólogo e investigador Timothy Leary que se presentó como candidato a Gobernador de California y cuyo rival era Ronald Reagan. El eslogan de su campaña fue “Come together, join the party” cuyo significado puede ser “vamos juntos, unámonos al partido” o bien “vamos juntos, unámonos a la fiesta”. Teniendo en cuenta que Leary era un defensor del uso de las drogas de forma terapéutica (y no tan terapéutica), el lema era perfecto por su doble sentido.
 
La campaña terminó de forma precipitada porque Leary fue enviado a prisión por posesión de marihuana. En cualquier caso, hay que agradecerle que inspirara una de las mejores canciones de los Beatles.
 
Sin embargo, aunque estuviera inspirada en la campaña electoral de Timothy Leary, siempre que escucho esta canción escrita por un genio como Jonh Lennon recuerdo a otro genio, pero del fútbol. En su letra hay algunas frases que se ajustan a la perfección con la vida de ese futbolista que el 22 de mayo de 2016 hubiese cumplido 70 años. Me estoy refiriendo al mejor jugador irlandés de la historia y uno de los mejores de todos los tiempos: George Best.
 
“He wear no shoeshine. He got toe jam football”.
 
“He roller coaster. He got early warning. He got muddy water. He one Mojo filter. He say one and one and one is three. Got to be good looking. Cause he's so hard to see”
 

The Beatles - Come Together
 

 

Que yo asocie a George Best con los Beatles no es una novedad puesto que al ser contemporáneo del grupo y al alcanzar su fama cotas tan altas como las de la banda británica era conocido con el sobrenombre de El Quinto Beatle.
 
Además de ser un futbolista inigualable también se convirtió en un icono popular de la época y él disfrutó y potenció esta circunstancia. Nadie lo habría dicho cuando era un adolescente de Belfast, hijo de un tornero de astillero que jugaba al fútbol con el único objetivo de divertirse hasta que en 1961 el ojeador del Manchester United, Bob Bishop, se fijó en aquel jovencito de 15 años, con unos ojos tan azules como el océano atlántico, sonrisa pícara y piernas rápidas que hacía virguerías con el balón.
 
En cuanto le vio jugar mandó un telegrama al entonces entrenador del United, Matt Busby, que decía: Creo que te he encontrado a un genio. Dos años después ya era titular indiscutible. Su fútbol diverso, creativo, inesperado, estético y veloz enamoró a todo el Reino Unido. Era capaz de subir tanto por la banda izquierda como por la derecha. De cruzar la horizontal sorteando rivales. De hacer caños, regates, centros, autopases, gambetas y chutar desde fuera del área. Sus goles eran de todos los colores y formas imaginables. Su catálogo de jugadas era tan amplio como hermoso. Para colmo, tenía dos socios que le ayudaban a brillar aún más: Bobby Charlton y Denis Law.
 

Bob Dylan - Positively Fourth Street (Canción favorita de George Best)
 

 

Con el Manchester United ganó varios títulos tanto a nivel colectivo como individual incluyendo dos Ligas, el Balón de Oro, y una Copa de Europa en 1968 en Wembley frente al Benfica. Este título fue muy simbólico porque contribuyó a calmar el dolor de todos los que lloraron durante 10 años a aquel equipo que no debió morir en el accidente aéreo que sufrió el Manchester en Munich en 1958 y al que sobrevivieron, entre otros, Bobby Charlton y el entrenador Matt Busby.
 
Sin embargo, este éxito supuso un punto de inflexión en la carrera de George Best. La fama se le subió a la cabeza tanto como la cantidad de alcohol que injería cada día. Descuidó su forma física y eso influyó en su rendimiento deportivo. Perdió velocidad y regate y ganó peso e indolencia. Se enredó en copas de champán y medias de red. Dilapidó su fortuna abriendo negocios que nunca cuidó y que pronto se fueron a la ruina. Lo único que prosperó fue su decadencia física y futbolística. A los 27 años dejó el United y fue de equipo en equipo sin mucho éxito pues su desastrosa forma de vida empañó el brillo de unas botas que fueron concebidas para deslumbrar en el firmamento de los dioses del fútbol.
 
Al igual que muchos genios de la literatura y las artes en general, Best se vio seducido por los halagos y la fama. Sus pleitos con la ley por culpa de los escándalos que rodeaban su vida alimentaban a un monstruo que se hizo célebre no por su fútbol sino por sus frases.
 
“En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida”.
 
“He gastado el 90% de mi dinero en alcohol y mujeres. El resto lo he despilfarrado”.
 
“Tenía una casa en la costa pero para llegar a la playa había que pasar por delante de un bar. Jamás llegué a ver el mar”.
 

The Wedding Present - My Fauvorite Dress
 

 

Su figura transgresora y rebelde inspiró al grupo The Wedding Present y en 1987 publicó un disco titulado George Best en cuya portada aparecía el futbolista con la elástica del Manchester.
 
También se escribieron una docena de libros entre los que destacan Inmortal de Duncan Hamilton y George Best. La extraordinaria historia de un genio del fútbol, de Ivan Ponting aunque los más interesantes son los que el propio Best escribió, como Blessed (Bendecido), publicado en 2002 o la autobiografía publicada en 1990 y titulada The Good, The Bad And The Bubbly (El Bueno, el Malo y el Espumoso) en la que hay una frase que le define a la perfección:
 
“Nací con un talento por el que muchos habrían dado la vida. Era capaz de hacer cosas que no estaban al alcance de ningún otro jugador y las hacía con facilidad. Sabía que era distinto y al final me convertí en un monstruo para mí mismo”.
 
El 25 de noviembre de 2005 falleció con tan solo 59 años y aunque gran parte de su vida estuvo repleta de escándalos, arrestos y hospitalizaciones nadie olvidó que una vez fue un genio. Su entierro fue multitudinario y hasta le pusieron su nombre al aeropuerto de Belfast.
 
Y de entre todas las frases célebres que pronunció permitidme que os recuerde mi favorita y que procuro aplicar en cada cosa que hago:
 
“Apretad, apretad desde el minuto uno. Es un principio que también ha prevalecido en mi vida”.
 

Hinchas del Man. Utd. cantando Spirit In The Sky, la canción dedicada a George Best
 

 

"Going on up to the spirit in the sky
 
It's where I'm gonna go when I die
 
When I die when I get layed to rest
 
I'm gonna go on the piss with Georgie Best"

 

 

 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com