El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

Un récord decadente



 
Un-record-decadente


 

En los Juegos Olímpicos de México 68 Dick Fosbury realizó un salto de altura que cambiaría para siempre la forma de saltar en esa disciplina. Sin embargo pasó algún tiempo hasta que la mayoría de los atletas empezaron a practicar el Fosbury Flop. Muchos se resistían a cambiar porque sus antiguas técnicas les iban bien.
 
Una de esas atletas fue Rosemarie Ackermann. Nació el 4 de abril de 1952 en Lohsa que pertenecía a la República Democrática Alemana. Esta saltadora de altura tiene dos hitos históricos en su palmarés. Por un lado fue Campeona Olímpica en los Juegos de Montreal 1976 y por otro fue la primera mujer en la historia en superar los 2 metros en esta prueba.
 
Sus primeros Juegos fueron precisamente los de México 1968 a los que llegó con sólo 16 años. Después vinieron los de Múnich en 1972 en los que fue séptima con un salto de 1,85. Y aunque ya habían pasado 4 años desde que Fosbury revolucionara la técnica de salto, ella seguía usando sistema de salto llamado rodillo ventral que ya por entonces era una técnica decadente. Pero a ella le daba excelentes resultados.
 
En 1973 saltó 1'91. En 1974, en los Campeonatos de Europa de atletismo celebrados en Roma, consiguió la medalla de oro con una marca de 1'92 que se convirtió en récord del mundo y dos años más tarde en los Juegos de Montreal 1976 fue Campeona Olímpica saltando 1'93. Un año después se proclamó Campeona del Mundo en los Mundiales de Düsseldorf (Alemania) saltando 1'94. En plena época de revolución en la técnica de salto ella se convirtió en la mejor saltadora del mundo usando una técnica ya obsoleta.
 
A estos dos éxitos se le unieron varias medallas más en los Campeonatos Europeos de Pista Cubierta donde estableció un nuevo récord mundial con 1'95. En 1976 volvió a batir su propio récord mundial con 1'96 en Dresde (Alemania). Pero la gesta más importante de Rosemarie Ackermann fue el 26 de agosto de 1977, en el critérium celebrado en Berlín (Alemania) pues superó los 2 m de altura convirtiéndose en la primera mujer en lograrlo.
 
Poco le duró el récord pues unas semanas después, su principal rival en competición, la italiana Sara Simoni saltó 2'01 utilizando la técnica Fosbury. Pero a Rosemarie Ackermann le quedaba el consuelo de haber superado esa barrera con la técnica del rodillo ventral. Y es que no hay nada como creer en uno mismo para lograr todo aquello que se proponga aunque los medios y las técnicas no sean las más modernas. Al igual que nosotros, los corredores populares: aunque nuestra forma de correr no sea la más sofisticada, ya hemos triunfado si cruzamos la meta a pesar de que lo hagamos siendo EL ÚLTIMO RUNNER.
 

Ver Top 10 saltadoras femeninas de todos los tiempos


Ver Top 10 saltadoras femeninas de todos los tiempos


 


 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com