El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

LOS BAD BOYS DEL FÚTBOL

Esta semana me apetece hablar de aquéllos futbolistas geniales que demostraron ser auténticos privilegiados en su técnica futbolística pero que, por diferentes circunstancias, se convirtieron en ídolos descarriados los conocidos como Los Bad Boys del Fútbol.
 
Y precisamente éste es el título del libro de Jean-Philippe Bouchard de T&B Editores que, por cierto, es una de las editoriales que más se está esforzando en hacernos llegar magníficas e interesantes historias sobre el deporte.
 
La primera se titula LOS GENIOS INCONTROLABLES y está dedicada a esos jugadores distintos a los demás. Esos que nada más tocar el balón hacen soñar. Los que ignoran límites y reglas y consiguen goles imposibles. Entre ellos están Diego Armando Maradona, Zinedine Zidane, Lothar Mattahus, Paul Breitner, Hristo Stoichkov, Paul Gascoigne, Eric Cantoná y, por supuesto, el Maestro de todos los "Bad Boys", George Best.
 
Recuerdos sin letra El libro de Jean-Philippe Bouchard está dividido en tres partes:
 
La mejor definición sobre este futbolista la expresó él mismo en su autobiografía titulada "The Good, The Bad And The Bubby" (El bueno el malo y el espumoso), publicada en Inglaterra en 1990. Best declaró: "Nací con un talento por el que muchos habrían dado la vida. Era capaz de hacer cosas que no estaban al al alcance de ningún otro jugador y las hacía con facilidad. Sabía que era distinto y al final me convertí en un monstruo para mí mismo"
 
Su talento futbolístico contrastaba con el desordenen su vida privada que al final no era tan privada porque siempre estaba envuelto en escándalos precedidos de borracheras, arrestos y, sobre todo, de su fama de conquistador. Una vez dijo:
 
"Me he gastado el 90% de mi dinero en alcohol y mujeres. El resto lo he despilfarrado".
 
Sin embargo, yo prefiero quedarme con la frase dirigida a sus compañeros futbolistas:
 
"Apretad, apretad desde el minuto uno. Es un principio que también ha prevalecido en mi vida"
 
Tras numerosos comas etílicos, curas de desintoxicación, hospitalizaciones y un trasplante de hígado en 2002, George Best murió en el 25 de noviembre de 2005. Más de trescientas mil personas asistieron a sus funerales en Belfast. Y, a pesar de esa vida desordenada, ya forma parte del Olimpo de los Bad Boys del Fútbol.
 
La segunda parte del libro se titula LOS REYES DE LA PROVOCACIÓN y está protagonizada por futbolistas como Luis Fernández, que también es el encargado de prologar el libro, Jens Lehmann, Nicolás Anelka, Chilavert, Gennaro Gatutuso, Oliver Kahn, Fabricio Ravanelli, Waine Rooney o Dennis Wise, el futbolista del Chelsea desde 1990 hasta 2001. Luego se fue al Leicester, club del que fue despedido tras agredir a un compañero. En una ocasión Sir Alex Ferguson dijo que "Wise sería capaz de organizar una trifulca en una casa vacía".
 
Curiosamente acabó dirigiendo al Millwall, club que adoptó la premisa "No One like Us We Dont Care" (No le gustamos a nadie. No nos importa)
 
La Tercera parte de este libro de Jean Philippe Bouchard está dedicada a LOS MALOS MALÍSIMOS. Tengo que confesar que ésta es mi parte favorita porque aquí es donde están los más gamberros. Pero estos chicos no se han quedado en nuestra memoria sólo porque sus rivales temblaban nada más verles. La huella que han dejado en la historia del fútbol no se limita a la que dejaron en las espinilleras o en los muslos de sus adversarios. Su sello está ligado a la combatividad, a la lucha sin fin. A no rendirse nunca y a arrastrar con esa energía a sus compañeros y al público hasta la victoria. Por eso sus pecados en los terrenos de juego suelen quedar absueltos. Porque sólo se recuerda de ellos el afán de victoria, la brega, la lucha, como la del boxeador que, incansable, vuelve buscando más golpes.
 
Entre este elenco de valientes aguerridos encontramos entre otros a Eric Di Meco, Roy Keane, Patick Vieira, Marco Materazzi, Diego Pablo Simeone y el más malo de todos los malos, mi favorito: Vinnie Jones. Pero no os diré nada más porque Vinnie Jones merece un capítulo aparte.
 

© La Deporteca 2014. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com