El deporte es cultura - La cultura del deporte

Por Natalia Freire

La Deporteca

Por ellos. Por nosotros



 
Por ellos. Por nosotros

FOTO: Javi Vélez. Peña Atlética Alcobendas.


 

Mis padres estuvieron en Bruselas en 1974. Mi madre siempre cuenta que aquel viaje fue toda una aventura para muchos porque era la primera vez que subían a un avión y pisaban suelo extranjero. Recuerda muchas anécdotas divertidas provocadas por la ingenuidad o la ignorancia, vete tú a saber. Como que una de las chicas de la Peña llevaba un jersey de lana gorda, a pesar de estar en mayo, porque decía que si el estadio se llamaba Jersey (el estadio en realidad se llamaba Heysel) seguro que le habían puesto ese nombre porque hacía mucho frío. Tiene su lógica, no me digan que no.
 
O lo que le pasó a otro de los miembros de la Peña que nada más llegar a Bruselas se compró una radio para escuchar las últimas noticias y decidió devolverla porque sólo conseguía sintonizar emisoras en las que hablaban en otro idioma y no se enteraba de nada. Mi madre aún se parte de risa cuando me lo cuenta.
 
Del partido recuerda que los jugadores del Bayern le parecieron grandísimos y que los nuestros, especialmente Gárate, sufrían calambres y parecían mucho más pequeños y cansados que los alemanes.
 
El gol de Luis les elevó hasta el cielo. Pero el zapatazo desde fuera del área del tal Schwarzenbeck hizo añicos sus sueños de campeonar en Europa.
 
40 años pasaron entre Bruselas y Lisboa. 40 largos años. Y allí estaba mi madre, en el Estadio de La Luz, viendo cómo se acercaba el final de un partido que ganábamos 0-1, con el rival apretando y los nuestros sufriendo calambres, reviviendo lo que vivió con mi padre 40 años antes en Bruselas sólo que a su lado, en vez de estar él, estaba yo. El gol que llenó de oscuridad nuestros corazones llegó tras un saque de córner.
 
-¡No! – gritó mi madre-. ¡No nos puede pasar lo mismo 40 años después!
 
A pesar del dolor por la derrota, mi madre estaba mucho más calmada y menos triste que yo. Me dijo que lo que yo estaba sintiendo ya lo había sentido ella hacía 40 años y que las heridas curarían algún día porque, como decía Luis Aragonés, lo bueno que tiene el fútbol es que, tarde o temprano, te da la oportunidad de tomarte la revancha.
 
Ha habido que esperar 42 años para que el Bayern y el Atleti vuelvan a enfrentarse. Muchos, incluyendo mi padre, ya no están. Pero el momento ha llegado. Es tiempo de revancha. Por ellos. Por nosotros.
 

Por ellos. Por nosotros

 

 

 

 

 

© La Deporteca 2016. Todos los derechos reservados. ladeporteca@gmail.com